Ascensión del Señor  Mt 18,16-20

Palabra 22.05.2017.- “Yo estaré con ustedes hasta el fin del mundo”. En el Evangelio de hoy asistimos al último encuentro de Jesús con sus discípulos, en el que les revela el misterio profundo de su persona y les encarga una mueva misión.  Jesús los ha citado en Galilea, el lugar donde Él comenzó su misión anunciando el Reino de Dios con signos y palabras. Una vez que los discípulos lo reconocen y se postran ante Él,  les anuncia que se le ha dado toda autoridad sobre la tierra y el cielo,  les encarga la misión de hacer discípulos a todos los pueblos y bautizarlos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Este envío denota sin duda que la comunidad cristiana es esencialmente misionera, por lo que el Señor estará siempre a su lado.

Domingo de Ramos

Palabra 03.04.2017.- Con el domingo de Ramos iniciamos la Semana Santa. El Evangelio de Mateo nos trasmite de forma vivencial los acontecimientos de la pasión  y muerte del hijo de Dios, que se inicia con la celebración de la ultima cena del Señor con sus discípulos, momento en el que anuncia la traición de Judas, y pronuncia las palabras de bendición  sobre el pan y el vino, que se constituyen ahora en la Nueva Alianza, en un convite perpetuo, y en el sacrificio sacramental que debemos rememorar y anunciar hasta su retorno glorioso (1 Cor 11, 25). Luego nos habla de la advertencia al apóstol Pedro sobre su negación; para seguir con la oración y la agonía en el huerto donde es arrestado, y llevado a juicio ante las autoridades religiosas y luego a las civiles. Tras la condena a muerte por Poncio Pilato, luego de sufrir castigo físico es llevado al Gólgota, donde muere en la cruz, gritando: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”, para terminar con la sepultura del cuerpo del Señor por parte de José de Arimatea.

No se puede servir a Dios y el dinero

Palabra 20.02.2017.- En el Evangelio de hoy Jesús luego de dar varias recomendaciones, desenmascara la maldad de la codicia en su raíz más profunda, la idolatría al dios dinero “Mammon”, que a decir del Señor es irreconciliable con el proyecto de Dios. Sin duda el termino mammona, es el dinero personificado que tiene la capacidad de someter al mundo entero y las personas con ella, por eso se lo designa como dinero de iniquidad (Lucas 16,13). Por eso Jesús afirma que no se puede servir a dos señores, es decir, que como cristianos se debe tener una posición clara, se está con Dios o con el Dinero.
El Evangelio nos enseña que las riquezas no debe ser nuestra obsesión, que no es la meta fundamental, por eso Jesús nos pide no agobiarnos ni por la comida, ni por el vestido poniendo dos ejemplos: de los pájaros que no siembran ni cosechan pero el Señor los alimenta; y las planta que sin trabajar ni hilar tienen los mejores vestidos, por lo que no se debe vivir angustiado porque Dios ya sabe de nuestras necesidades. El cristiano debe dedicarse a algo más importante que es, la búsqueda del Reino y su justicia, lo demás viene por añadidura.

“Serán Santos porque yo, el Señor su Dios soy Santo “ (Lv 1.2)

13.02.2017 Palabra.- En la liturgia del domingo  19 de febrero de 2017, seguimos en el Sermón del Monte, y continúa la antítesis “Han oído que se dijo” y el “pero yo les digo”. La primar lectura nos pone delante a Dios mismo como modelo que debemos seguir: “Serán Santos porque yo, el Señor su Dios soy Santo “ (Lv 1.2), y nos pide amar al prójimo como a ti mismo (Lv 19,18).
En el Evangelio leemos los dos últimas antítesis de “Ustedes han oído, pero yo les digo”, que están muy relacionadas con el prójimo. Jesús no ha venido a abolir la ley sino a darle pleno cumplimento, por ello ante el código de la alianza (Ex 21,24-25), el señor pide a sus discípulos actuar mas allá de la simple norma, pide que su amor sea universal, amando a todos por igual, y sobre todo a sus enemigos: “pero yo les digo amen a sus enemigos, oren por sus perseguidores”. De esta manera cambia la ley del talión, sus discípulos no deben devolver mal por mal, por el contrario deben presentar la otra mejilla, dar la capa además de la túnica que le piden aún más, debe perdonar a su enemigo.
Actuar como Jesús nos aconseja, es portarse como hijos de Padre que está en los cielos. Es entrar en la dinámica de las características del cristiano que le distingue de los demás, que es tener una actitud de perdón y de amor al prójimo.