Romper el círculo de la venganza

Noticias de la hora 20.2.2017. Pide en su mensaje dominical, Mons. Jesús Pérez, a tiempo de hacer eco de la liturgia de este domingo que pide amar a los enemigos y orar por los perseguidores.
“Paradójicamente el peor daño que puede causar una agresión no la causa el agresor, sino nuestra propia reacción; nos dejamos llenar de odio, consintiendo los deseos de venganza. Cristo quiere evitarnos ese peligro tan grave para la salud del cuerpo como del alma. Por ello nos manda excluir todo sentimiento de rencor, odio, malquerencia, fanatismo e intolerancia. Practicar el desarme unilateral, poner la otra mejilla y amar de corazón al enemigo”.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.